SÍNTOMAS (Quejas de la vía biliar) 
Cálculos (Litiasis)

Alrededor del 75 al 80% de los cálculos biliares no causan síntomas y son diagnosticados en forma casual al pedirse una ecografía de abdomen, como examen diagnóstico complementario de algún padecimiento abdominal.
Sólo un pequeño porcentaje de las personas que tienen cálculos (aprox. 10%) desarrolla síntomas con el transcurso de los años. Cuando los síntomas aparecen no suelen presentarse como urgencias y dan suficiente tiempo para el adecuado tratamiento.
El síntoma más común que producen los cálculos en la vesícula es el dolor abdominal episódico.
El dolor, tradicionalmente, se describe  apareciendo luego de una comida abundante o con gran contenido graso, se ubica generalmente en el abdomen superior en el cuadrante derecho y puede irradiarse a la espalda y a los hombros. Si es de carácter intenso se lo denomina "cólico biliar" . Es el resultado de un espasmo (Figura 7), principalmente, del esfínter de Oddi y, en segundo lugar, de la musculatura de las vías biliares. Este espasmo puede desencadenarse por irritación de la mucosa de la vesícula o umpactación de un calculo en el conducto cístico o colédoco. Puede tener asociados otros síntomas como náuseas y vómitos.   
La obstrucción mecánica conduce a la dilatación del sistema biliar por encima del lugar de obstrucción. La obstrucción del conducto cístico conduce a la dilatación de la vesícula biliar (hidropesía). (figura 40, 41 y 42).
Diversos malestares que tienen su origen en el abdomen superior, que pueden aparecer en forma recurrente, como ser distensión abdominal, plenitud, sensación de náusea, cefaleas, etc. suelen ser atribuidos equivocadamente como debidos a la presencia de cálculos y no desaparecen luego de extirpada la vesícula.
Las principales complicaciones, que transforman una litiasis (cálculos) silenciosa o asintomática en enfermedad son: la inflamación (colecistitis), la obstrucción y el espasmo.
La inflamación crónica de la vesícula puede producir dolor. La colecistitis suele estar producida por un bloqueo prolongado del flujo de bilis en el conducto cístico, probablemente como resultado de la migración del cálculo fuera de la vesícula.
Si el cálculo migra fuera de la vesícula al conducto biliar común (colédoco) puede producirse ictericia (color amarillento de la piel y mucosas), colangitis (infección de la vía biliar) o pancreatitis (inflamación del páncreas). (figura 40, 41 y 42).
La colecistitis aguda no tratada puede llevar a la perforación de la vesícula e inflamación del peritoneo (peritonitis), situación estas muy poco frecuentes en nuestros días.
Un pequeño porcentaje de personas con cálculos asintomáticos (inocentes) puede presentar síntomas con el transcurso de los años.
En general poco es lo que puede hacerse para prevenir los síntomas, además de hábitos higiénicos y alimentarios adecuados. Es importante poder reconocerlos para poder buscar la consulta médica adecuada.
Raramente estos cálculos inocentes producen complicaciones sin causar antes síntomas que llevan a la consulta con el médico.

COLESTASIS

Se define como la llegada de una cantidad insuficiente de bilis al duodeno. La anormalidad puede ocurrir a cualquier nivel del árbol biliar desde la membrana del hepatocito hasta la desembocadura del colédoco en el duodeno.
Clínicamente las quejas del organismo traducen la retención en la sangre de todas las substancias que normalmente se excretan por la bilis.
La persona con colestasis puede lentamente ir adquiriendo una coloración ictérica (amarillenta )de la piel y las mucosas. Se siente generalmente bien, en forma contraria a lo que se observa cuando la afección compromete fundamentalmente a la célula hepática.Síntomas de picazón (prurito) el que puede ser muy molesto,suele atribuirse a la retención de ácidos biliares pero no se logró demostrar concentraciones aumentadas en piel.
Xantomas , formaciones elevadas o planas( xantelasma) amarillas y blandas asociadas a la magnitud de los lipidos éricos totales.
El hígado suele estar agrandado con un borde firme y liso. La materia fecal puede ser voluminosa pálida de olor muy agresivo.Esto es debido  a que las sales biliares son insuficientes para producir la digestión de los lípidos, por lo cual las grasas no digeridas pasan a la materia fecal (esteatorrea).
También puede observarse malabsorción de vitaminas liposolubles.( A, D y K)
Los exámenes de laboratorio traducen el compromiso común de la vía biliar en todas las causas de colestásis
Se eleva la fosfatasa alcalina, y la gama glutamil transpeptidas en un nivel mayor que las enzimas transaminasas
La bilirrubina sérica puede oestar elevada o no, dependiendo de la extensión y duración de la obstrucción.
La presencia de auto anticuerpos circulantes (principalmente anticuerpos antimitocondriales son  más frecuentes en una afección crónica de la vía biliar llamada  cirrosis biliar primaria.

EXÁMENES DIAGNÓSTICOS MAS FRECUENTES

El utilizado más comúnmente es la ecografía abdominal. La ecografía utiliza ondas acústicas de elevada frecuencia para identificar cálculos localizados en la vesícula. No hay exposición a radiaciones y el examen es sensitivo, específico y poco costoso. La ecografía detecta cálculos de gran y pequeño tamaño, pero no diferencia entre cálculos de colesterol y pigmentados. Puede colaborar en el diagnóstico de colocistitis aguda, en conocer si existe obstrucción de la vía biliar o enfermedad hepática. No es un buen examen para detectar cálculos en la vía biliar.
Para localizar cálculos en la vía biliar principal (colédeco) el médico al que se consulta podrá derivarlo al especialista que realiza la observación de estos cálculos mediante un examen endoscopio llamado colangio-pancreatografía retrógrada que no solo los localiza y además puede extraerlos si esto corresponde.

                                                                                              
Haga clik en la flecha para ir a la Página principal    /   Haga clik en la flecha para ir al comienzo de Síntomas de la vía biliar

 

  Dr.: José Luis Bondi 
Fellow del American College of Gastroenterology
Miembro de la Sociedad Argentina de Gastroenterología
Profesor Auxiliar de Medicina de la U.B.A.
 Telefono/fax:
 Fax:
  4806-1801
  4807-3791
 E. Mail:   bondijl@ciudad.com.ar
 Dirección:   Pacheco de Melo 2475 P.B. ¨B¨ 
  C.P.:1425 - Buenos Aires -  Argentina